¿Sigue Irán?

¿Puede la política aprender de la historia? ¿O está sujeta acaso a una compulsión fatal de repetir los mismos errores a pesar de las lecciones desastrosas del pasado? La nueva estrategia del Presidente Bush para Iraq plantea de nuevo esta vieja pregunta histórica y filosófica.

Ostensiblemente, el Presidente Bush ha emprendido una nueva estrategia militar y política en el Iraq devastado por la guerra. El nuevo rumbo de Bush se puede resumir en tres grandes líneas: más tropas estadounidenses, más responsabilidad de Iraq y más entrenamiento estadounidense para más tropas iraquíes.

Si aplicamos este plan sólo a Iraq, hay dos cosas que inmediatamente llaman la atención: se han ignorado casi todas las propuestas del informe Baker-Hamilton y el plan mismo --en vista del caos en Iraq-- es muy simplista. Ante el fracaso de todas las “nuevas estrategias” anteriores para estabilizar a Iraq, no hay muchos indicios de que la más reciente de las “nuevas estrategias” vaya a tener mejores resultados, pese a los 21,000 soldados estadounidenses adicionales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/OpU7ErB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.