Evitar en Egipto lo sucedido en Argelia

OPORTO – El golpe militar que ha derrocado al primer presidente democráticamente elegido de Egipto y ha ido acompañado de las detenciones de dirigentes de los Hermanos Musulmanes en todo el país representa un enorme peligro no sólo para la transición democrática de Egipto, sino también para las esperanzas democráticas de todo el mundo árabe.

El hecho de que el golpe contara con un apoyo popular en masa es una señal de las enormes dificultades afrontadas por los Hermanos Musulmanes durante su primer mandato en el poder. El gobierno del Presidente Mohamed Morsi se esforzó por abordar las heredadas crisis económica y social de Egipto frente a las enormes esperanzas públicas infundidas por la revolución de 2011, cuyos protagonistas aspiraban no sólo a la libertad, sino también al desarrollo económico y a la justicia social.

Naturalmente, los Hermanos Musulmanes fueron también víctimas de sus propios errores, en particular el de que Morsi y su gobierno no tendieran la mano a la oposición laica, algunos de cuyos elementos habían contribuido a su elección. El gobierno de Morsi pareció incapaz de entender que una ligera mayoría electoral no es suficiente, en particular hoy en día.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/eizFqeM/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.