Una esperanza para los roma

BRUSELAS – Odiados, alienados y eludidos como si fueran ladrones o aún peor, durante mucho tiempo los roma han sido blancos fáciles e indefensos de racistas descontentos en Hungría, Rumania, Eslovaquia, la República Checa y otros países europeos.

Como pueblo, los roma no percibieron prácticamente nada de la prosperidad de la que los países del ex Bloque del Este han disfrutado desde la caída del Muro de Berlín. Sin embargo, incluso antes de la crisis económica actual, los líderes políticos de derecha en Europa del este recurrieron al agravio de los roma para ganar respaldo a un precio bajo. El mensaje de odio sigue seduciendo a mucha gente, entre ellos unos pocos que están dispuestos a recurrir a la violencia.

En los últimos 14 meses, nueve roma han sido asesinados durante una ola de homicidios en Hungría. En agosto, hombres armados irrumpieron en la casa de una viuda roma empobrecida, Maria Balogh, la mataron de un tiro e hirieron a su hija de 13 años. En abril, asesinos mataron a un empleado roma de una fábrica mientras caminaba a su trabajo. En febrero, un hombre roma y su hijo de cinco años fueron asesinados frente a cu casa cerca de Budapest. La casa fue quemada hasta que quedó reducida a cenizas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/muJhIyi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.