Desplazados en casa

En la actualidad, las Naciones Unidas estiman que 77 millones de personas –más de un 1% de la población mundial- son desplazadas en sus propios países, obligadas a abandonar sus hogares por los conflictos armados, la violencia, la urbanización, el desarrollo y los desastres naturales. Es más que la población de Francia, el Reino Unido o Turquía.

No se trata de “refugiados” porque no han cruzado ninguna frontera internacional, pero a menudo sus experiencias son igual de devastadoras. Con el cada vez más común patrón de conflictos armados internos en lugar de internacionales, y la creciente regularidad de los desastres climáticos que afectan a millones de personas, el desplazamiento interno representa un desafío incluso mayor para las generaciones futuras.

Desarraigados de sus hogares y actividades que les daban sustento y traumatizados por la violencia o el súbito desastre que los obligaron a huir, a menudo los desplazados se enfrentan a un futuro extremadamente precario y con pocos recursos. Piénsese en los 15 millones de desplazados chinos tras el terremoto de Sichuan, los más de 2 millones de iraquíes arrancados de las fronteras de sus países por la violencia sectaria y de otros tipos, los 2,4 millones de desplazados en Darfur, o los cientos de miles que han huido de Mogadiscio el año último.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/k1U8F22/es;