0

Los villanos favoritos de Hollywood

Érase una vez que los enemigos de la Guerra Fría, los supremacistas blancos y los genios malvados eran los malos favoritos de Hollywood. Ya no lo son. Ahora, son las corporaciones multinacionales a las que se hace aparecer como los ultravillanos de nuestro mundo globalizado. Con todas sus promociones subliminales pagadas y sus sutiles colocaciones de productos, las corporaciones están recibiendo golpizas en las tramas principales de nuestra cultura popular.

Ese tratamiento va mucho más allá de los documentales, como los polémicos Fahrenheit 9/11 y The Corporation de Michael Moore, retratos serios aunque algo paranoicos del papel de las compañías multinacionales en la globalización. Llega hasta los éxitos comunes como The Constant Gardener en donde los protagonistas idealistas se enfrascan en lucha con una malévola compañía farmacéutica global que está decidida a explotar la miseria de Africa para probar medicamentos experimentales.

Es cierto que durante más de un siglo las corporaciones sociópatas han aparecido en libros y películas. Pero los villanos corporativos, generalmente las compañías multinacionales, nunca han sido tan ubicuos como hoy en día.

¿Es injusto? Después de todo, la mayoría de las corporaciones son simplemente mecanismos prácticos para garantizar que el escaso capital global se utilice con la mayor eficiencia en beneficio de todos. ¿Están dedicando demasiado tiempo los directores célebremente liberales de Hollywood en asistir a los mítines en contra de la globalización? Tal vez. Pero yo diría que los recelos de Hollywood, por ingenuos que sean, representan apenas la punta de un creciente iceberg de resentimiento contra lo que se percibe como las injusticias de la globalización.