El “no” irlandés

Si se permite que el “no” de Irlanda al Tratado de Niza retrase la ampliación de la UE, eso será porque otros miembros de la UE están buscando aprovechar la situación. Si se salen con la suya con ese comportamiento, esto será una señal clara de la falta de voluntad política entre los líderes de Europa para permitir la entrada de miembros nuevos. Ya se escuchan ruidos discordantes en el nuevo gobierno italiano en el sentido de que el “no irlandés” debe producir garantías de que el apoyo de la UE a las regiones más pobres de sus miembros actuales no se verá afectado con el ingreso a la Unión de miembros aún más pobres. Los demás gobiernos de la UE deben reaccionar a esta idea con la misma firmeza que se utilizó contra España cuando intentó postergar la ampliación con exigencias similares. Ahora no es el momento de sembrar dudas entre los países solicitantes respecto a la disposición de los líderes de la UE para poner los intereses de Europa por encima de intereses nacionales mezquinos. Si las dudas comienzan a crecer, la tarea política más importante de nuestra generación –cerrar la división este/oeste en Europa después de medio siglo de Guerra Fría—empezará a desintegrarse. La reacción de los demás miembros de la UE al “no irlandés” debe ser firme y serena. Los irlandeses se han creado un problema a sí mismos. No debe convertirse en un problema para le UE y mucho menos para los países solicitantes. Por este motivo los irlandeses deben recibir el mismo mensaje que se envió a los daneses en 1992 cuando rechazaron el Tratado de Maastricht en un referéndum: no habrá renegociación del tratado. Todos los demás Estados miembros seguirán ratificando el tratado como si nada hubiera sucedido, y dejarán la puerta abierta para que el país que se ha creado su propio problema lo vuelva a pensar. En Dinamarca hace nueve años, esto llevó a un proceso en el que los daneses definieron ciertas reservas al tratado que resultaron aceptables para el resto de la UE. Estas reservas facilitaron la celebración de otro referéndum que dio como resultado algo que podría llamarse la versión “light” del Tratado de Maastricht, que dejó a los daneses al margen en ciertas áreas de la cooperación, incluyendo la defensa, algunos elementos de cooperación legal y el euro. Los socios de Dinamarca aceptaron esas reservas sin darles gran importancia. Desde entonces, han afectado a los daneses sin retrasar la integración europea para otros. Este es el meollo de la solución: para aislar un problema, se permite a un miembro excluirse de ciertas áreas de cooperación, siempre y cuando ello no le conceda ventajas injustas (en el caso de Dinamarca las desventajas son tan evidentes que puede ser que aún los daneses lo reconozcan algún día y utilicen su opción de regresar al redil). Sólo los irlandeses pueden decidir si es posible encontrar una solución similar a las reservas danesas para Irlanda. Sin embargo, hallar esa solución puede resultar más complicado esta vez, porque el Tratado de Niza contiene lenguaje técnico en lo que se refiere a los equilibrios en las votaciones y el poder compartido dentro de las instituciones de la UE. También es difícil saber exactamente por qué los irlandeses votaron por el “no”. La campaña por el “no” fue una extraña mezcla de pacifismo, socialismo y ciertas excentricidades que sólo se dan en esa bella isla verde esmeralda. Además, la baja participación del electorado puede haber ocultado el hecho de que la mayoría de los votantes probablemente habrían escogido el “sí” si sus líderes los hubieran impulsado a asistir a las urnas en primer lugar. Ahora el pueblo y los líderes de Irlanda deben definir las condiciones bajo las cuales su país permitirá la ampliación bajo el Tratado de Niza sin más retrasos. La alternativa será la misma que se les dio a los daneses en su segundo referéndum sobre el Tratado de Maastricht hace ocho años: si vuelve a ser “no”, tendrán que salir de la UE con el fin de no convertirse en un estorbo para la visión más amplia de la integración europea. Más que la mayoría de la gente, los irlandeses deberían entender la importancia de la UE para elevar a países pobres y relativamente aislados al mundo moderno y rico. Fue precisamente esa asistencia la que Irlanda obtuvo de la UE; y es la que otros países, mucho más pobres que Irlanda hace 25 años, esperan ansiosamente hoy en día. Mucha gente en Polonia, los países bálticos, Hungría, la República Checa, Eslovaquia y Eslovenia deben estarse preguntando por qué los votantes irlandeses querrían negarles la misma ayuda que transformó a Irlanda. Mientras esperan a que los líderes políticos de Irlanda encuentren una salida de este pantano en el que se han metido, los dirigentes de la UE deberían considerar la forma en la que los electores habrían votado en referéndums similares en otros países de la Unión –esto es, si los demás líderes hubieran sido lo suficientemente descuidados para permitir que los referéndums socavaran la democracia representativa. Las encuestas de opinión indican que sólo en Suecia y Dinamaraca hay una mayoría de votantes que apoyan la ampliación de la UE. La brecha entre los líderes europeos y sus pueblos es profunda. Esto no significa que deba abandonarse la ampliación, sino que se necesita un liderazgo más activo para fortalecer la aceptación popular de la integración europea. No puede ser cierto que, en menos de una década, los europeos hayan olvidado lo que era la vida en una Europa dividida. Existe todavía la oportunidad de sanar las heridas de las guerras frías y calientes que dominaron el siglo pasado. Sin embargo, se puede perder por largo tiempo si los dirigentes de Europa no aprueban su examen de liderazgo.
http://prosyn.org/zzCUVir/es;
  1. Sean Gallup/Getty Images

    Angela Merkel’s Endgame?

    The collapse of coalition negotiations has left German Chancellor Angela Merkel facing a stark choice between forming a minority government or calling for a new election. But would a minority government necessarily be as bad as Germans have traditionally thought?

  2. Trump Trade speech Bill Pugliano/Getty Images .

    Preparing for the Trump Trade Wars

    In the first 11 months of his presidency, Donald Trump has failed to back up his words – or tweets – with action on a variety of fronts. But the rest of the world's governments, and particularly those in Asia and Europe, would be mistaken to assume that he won't follow through on his promised "America First" trade agenda.

  3. A GrabBike rider uses his mobile phone Bay Ismoyo/Getty Images

    The Platform Economy

    While developed countries in Europe, North America, and Asia are rapidly aging, emerging economies are predominantly youthful. Nigerian, Indonesian, and Vietnamese young people will shape global work trends at an increasingly rapid pace, bringing to bear their experience in dynamic informal markets on a tech-enabled gig economy.

  4. Trump Mario Tama/Getty Images

    Profiles in Discouragement

    One day, the United States will turn the page on Donald Trump. But, as Americans prepare to observe their Thanksgiving holiday, they should reflect that their country's culture and global standing will never recover fully from the wounds that his presidency is inflicting on them.

  5. Mugabe kisses Grace JEKESAI NJIKIZANA/AFP/Getty Images

    How Women Shape Coups

    In Zimbabwe, as in all coups, much behind-the-scenes plotting continues to take place in the aftermath of the military's overthrow of President Robert Mugabe. But who the eventual winners and losers are may depend, among other things, on the gender of the plotters.

  6. Oil barrels Ahmad Al-Rubaye/Getty Images

    The Abnormality of Oil

    At the 2017 Abu Dhabi Petroleum Exhibition and Conference, the consensus among industry executives was that oil prices will still be around $60 per barrel in November 2018. But there is evidence to suggest that the uptick in global growth and developments in Saudi Arabia will push the price as high as $80 in the meantime.

  7. Israeli soldier Menahem Kahana/Getty Images

    The Saudi Prince’s Dangerous War Games

    Saudi Arabia’s Crown Prince Mohammed bin Salman is working hard to consolidate power and establish his country as the Middle East’s only hegemon. But his efforts – which include an attempt to trigger a war between Israel and Hezbollah in Lebanon – increasingly look like the work of an immature gambler.