Margaret Scott

La desviación de Alemania respecto de Europa

BERLÍN – “¿Qué le ocurre a Alemania?”, se pregunta con frecuencia cada vez mayor a uno y otro lado del Atlántico. Sin embargo, en Berlín nadie parece entender la pregunta.

Las dudas sobre el papel de Alemania tienen mucho que ver con la actual crisis financiera y económica y también con la debilidad de la Unión Europea y sus instituciones. Desde que fracasaron los referéndums sobre la constitución europea y sobre el tratado de Lisboa, la UE ha estado funcionando con el piloto automático, dirigida por sus burócratas. Con veintisiete miembros y sin reforma de las instituciones y los procedimientos, los procesos de la UE se han vuelto angustiosamente ineficientes.

Las crisis son también momentos de la verdad siempre, porque exponen implacablemente los puntos fuertes y los débiles de todos los participantes afectados. Por esa razón, lo que Europa necesita ahora no es la dirección de una Comisión de la UE débil ni de ninguna otra institución europea, sino de las capitales de sus más importantes países miembros.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/zvUEYdW/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.