bhatia1_Dominic LipinskiPA Images via Getty Images_woman central bank Dominic Lipinski/PA Images via Getty Images

Por qué necesitamos una banca central con sensibilidad de género

NUEVA YORK – La pandemia del coronavirus ha afectado a las mujeres de manera particularmente dura, especialmente en los aspectos en que son más vulnerables: sus ingresos, su salud y su seguridad. Las mujeres son mayoría en muchos de los sectores de nuestras economías que llegaron a paralizarse el año pasado. Para agravar la situación de las mujeres, los sistemas sanitarios han recortado o retrasado los servicios de salud sexual y reproductiva para agilizar el tratamiento de los contagiados de COVID-19. Y los confinamientos y cuarentenas han coincidido con un repunte de la violencia intrafamiliar.

Estos problemas determinan una prolongada reducción de la capacidad de las mujeres de unirse a la fuerza de trabajo, pagar préstamos, dar depósitos en garantía o iniciar actividades empresariales. Peor aún, estas amenazas a las economías nacionales podrían hacerse permanentes a menos que las autoridades actúen con celeridad, incluidos los bancos centrales, que cuentan con varias herramientas para combatir los peores efectos de la pandemia sobre las mujeres.

Por supuesto, el problema es que los bancos centrales son instituciones en que predominan los hombres. Históricamente, nunca han puesto prioridad en el género al diseñar y ejecutar políticas que afecten posiciones monetarias, regulación bancaria, seguros de depósitos o emisión de bonos. Para cambiar este patrón serán necesarios cuatro cambios en el proceso de decisión de políticas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/YO8TTmTes