zizek23_Leonardo CendamoGetty Images_leaypi Leonardo Cendamo/Getty Images

Libertad sin justicia

LIUBLIANA – El libro de Lea Ypi Free: Coming of Age at the End of History(Libre: el desafío de crecer en el fin de la historia) ha tenido una recepción hostil en su país natal, Albania; es fácil ver por qué. Su autodescripción («profesora de teoría política en la London School of Economics, albanesa y marxista») lo dice todo.

Leyendo el libro de Ypi, me sorprendió el parecido entre su vida y la de Viktor Kravchenko, el funcionario soviético que desertó durante una visita a Nueva York en 1944. Su famoso y exitoso libro de memorias I Chose Freedom (Yo elegí la libertad) se convirtió en el primer testimonio directo sustancial de los horrores del estalinismo, comenzando por su detallada descripción de la gran hambruna ucraniana de principios de los años treinta (Holodomor). Kravchenko sabía de qué hablaba: en aquellos tiempos todavía era un creyente y participó en la colectivización forzada.

La historia pública de Kravchenko termina en 1949, cuando logró una sonada victoria en un importante juicio por difamación contra un periódico francés comunista. Durante el juicio, celebrado en París, los soviéticos llevaron a Francia a su exesposa para que diera testimonio, acusándolo de corrupción, alcoholismo y violencia doméstica. Nada de eso influyó en el tribunal; pero lo que sucedió después, pocos lo recuerdan. Apenas terminado el juicio, cuando en todo el mundo se lo aclamaba como héroe de la Guerra Fría, Kravchenko comenzó a sentirse cada vez más inquieto por la caza de brujas anticomunista que se desarrollaba en los Estados Unidos. Combatir al estalinismo con macartismo, advirtió, era ponerse al nivel de los estalinistas.

https://prosyn.org/VWt3Unnes