plant growing money Khongtham/Getty Images

El imperativo climático del sector financiero

PARÍS – En el decenio que pasó desde la crisis financiera global, mucho se discutió la forma de reforzar la resiliencia del sistema financiero. Pero pese a que se lograron algunos avances, es posible que la respuesta mayoritariamente fragmentaria siga resultando inadecuada para sostener la estabilidad financiera a largo plazo. Y el día de la prueba puede no estar lejos, dada la pérdida de fuerza de la tendencia alcista de los mercados.

No hay modo de saber cuándo estallará la próxima crisis, mucho menos cuánto durará o cuán dañina será. Pero es indudable que los riesgos que enfrentamos ameritan un enfoque más holístico, similar al que se reclamó inmediatamente después de la crisis de 2008 (aunque esos reclamos perdieron fuerza conforme se recuperaron los mercados). Esto implica acordar e implementar una nueva visión para la gestión de la economía global; evaluarla rigurosamente y ajustarla según sea necesario; y garantizar la plena responsabilidad de todas las partes involucradas.

Esta visión debe incluir cambios profundos y continuos (desde lo referido a la creciente concentración del poder de mercado hasta la creciente automatización de la toma de decisiones). También debe tener en cuenta el ascenso de China, que hace necesaria una mayor incorporación del país en los órganos de gobernanza (algo que tendrá amplias derivaciones, especialmente ahora que comienza a mostrarse como un actor global no tan benevolente).

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/94Nhgbzes