Robert Nickelsberg/Getty Images

Los campos de la muerte

CAMBRIDGE – El 3 de abril, el Reino Unido anunció una prohibición de la venta de marfil que la convierte en “una de las más estrictas del planeta”. Con ello, se unió a otros países (entre los que se cuentan China y Estados Unidos) en usar disuasivos de mercado para inhibir la caza furtiva y evitar que se extingan especies en peligro. Como lo expresara en Secretario británico de Medio Ambiente, Michael Gove, el objetivo es “proteger a los elefantes para las próximas generaciones”.

Es cierto que son gestos loables al servicio de una noble meta. Pero, por sí solo, el fin a

de la venta de marfil no revertirá el descenso de las poblaciones de elefantes. De hecho, la mayor amenaza que enfrentan estas y muchas otras especies es una actividad humana bastante más común: la agricultura.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/Tr9J0TB/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.