reichlin16_RalphOrlowskiGettyImages_eurologobuilding Ralph Orlowski/Getty Images

Una distensión del BCE no es suficiente

LONDRES – Si se confirman las indicaciones de crecimiento económico desalentadoras en la eurozona, el Banco Central Europeo distenderá aún más la política monetaria en septiembre. La semana pasada, el presidente saliente del BCE, Mario Draghi, mencionó la posibilidad de un nuevo recorte en la tasa sobre los depósitos a la vista de los bancos comerciales, que ya está en -0,4%, A su vez, el BCE está analizando un nuevo programa de compras de activos.

Claramente hace falta un estímulo económico. La inflación anual está muy por debajo de la meta del BCE de “cerca de pero debajo de 2%” y los mercados financieros esperan que se mantenga así por varios años. Es más, la eurozona ha crecido más lentamente que la economía de Estados Unidos desde la crisis financiera global de 2008. El crecimiento ha decaído desde que alcanzó un pico en el tercer trimestre de 2017, y volvió a desacelerarse en el segundo trimestre de este año.

También es evidente que los gobiernos nacionales en la eurozona son reacios a ofrecer un estímulo fiscal coordenado, a pesar de los pedidos del BCE y de muchos economistas. Intencionalmente o no, el BCE sigue siendo la única apuesta.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/LmxmOUies