Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

pisaniferry97_GERARD CERLESAFPGetty Images_eu flag Gerard Cerles/AFP/Getty Images

Cambiaron los hechos, cambiemos el pacto

PARÍS – El Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea, que impone normas fiscales a los estados miembros, es como el vestido nuevo del emperador: casi todos ven que no es verdad, pero pocos lo admiten abiertamente. Este silencio interesado es malo en lo económico y en lo político.

En primer lugar, las reglas del pacto son tan complejas que casi ningún ministro puede descifrarlas (por no hablar de los parlamentarios). Ya hay varias propuestas de reforma para simplificar las cosas, entre ellas una de un grupo de economistas franceses y alemanes del que soy parte.

La mayoría de estas propuestas le darían menos importancia a la estimación del déficit fiscal con ajuste cíclico de los estados miembros (un cálculo notoriamente difícil) y más al incremento del gasto público. En concreto, cada gobierno se comprometería a que sus gastos se correspondan con las previsiones de crecimiento económico y de recaudación impositiva del país, y con una meta de endeudamiento a mediano plazo. Habría menos microgerencia por parte de las instituciones de la UE, más margen para la toma de decisiones en el nivel nacional y una mayor responsabilidad de cada uno de los gobiernos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/kWoMxVDes;
  1. op_dervis1_Mikhail SvetlovGetty Images_PutinXiJinpingshakehands Mikhail Svetlov/Getty Images

    Cronies Everywhere

    Kemal Derviş

    Three recent books demonstrate that there are as many differences between crony-capitalist systems as there are similarities. And while deep-seated corruption is usually associated with autocracies like modern-day Russia, democracies have no reason to assume that they are immune.

    7