0

El problema ruso de Europa

NUEVA YORK – ¿Cómo debería reaccionar Europa ante el ascenso de una Rusia hostil en su flanco oriental? Los diferentes países han reaccionado de manera diferente, influenciados por su experiencia histórica y sus intereses económicos. Sin embargo, es esencial que la Unión Europea desarrolle una política unificada, reconciliando estos intereses y actitudes nacionales divergentes.

Europa no puede no resistirse a la agresión geopolítica de Rusia, y necesita estar unida para tener alguna posibilidad de éxito. Aún así, la política europea unificada no debe ser puramente geopolítica, porque si lo fuera, el interés común no sería lo suficientemente fuerte como para superar a los intereses nacionales. Rusia podría dividir y conquistar como ya lo está haciendo en este momento.

En términos exclusivamente geopolíticos, Rusia ejerce una mayor influencia. La superioridad de Europa reside en sus valores y principios como una sociedad abierta, democrática, pacífica, próspera y respetuosa de la ley. Estos valores conllevan un gran atractivo para la gente en la ex Unión Soviética -y eso incluye a los líderes tanto como a las masas, a pesar del hecho de que Occidente no respaldara sus valores y principios con los hechos en el pasado-. En consecuencia, la admiración de Europa y la aspiración a tener sus mismos valores se combina con un sentimiento de desilusión y resentimiento, y el régimen de Putin ha logrado reunir un apoyo entusiasta para molestar a Occidente y tener un buen desempeño en el juego geopolítico.

No obstante, Rusia sigue siendo susceptible al encanto e Europa. Históricamente, Rusia siempre aspiró a ser parte de Europa, y el régimen de Putin reconoce que pagaría un precio muy alto si intentara regresar al aislamiento de la Unión Soviética.