0

Europa y Groucho

Groucho Marx afirmó una vez que no le gustaría pertenecer a ningún club que lo aceptara como miembro. Pero la Unión Europea actual ni siquiera recibiría su solicitud. La Unión no quiere aceptar a nadie que solicite la membresía porque los países que están en la fila son muy grandes o muy pobres o las dos cosas.

El 1 de mayo, la UE admitirá formalmente a diez nuevos miembros, ocho de ellos de Europa central. Todos son mucho más pobres que el promedio de la UE. Se supone que Bulgaria, Rumania y tal vez Croacia ingresen en 2007. A finales de este año, la UE habrá de decidir si entabla pláticas con Turquía (un país que no sólo es grande y pobre, sino también musulmán) para su posible adhesión. Si la UE va a discutir la membresía de Turquía, no hay razones legítimas para excluir a mi país, Ucrania.

No obstante, el pensamiento actual de la UE sostiene que se debe poner a Ucrania dentro del mismo marco que los países del norte de Africa y el Medio Oriente. La estrategia de una "Europa más amplia" de la UE sí incluye lazos más estrechos con Ucrania y darnos un mayor acceso a su "mercado único". Pero no considera a Ucrania como candidato para ser miembro de la UE, al menos no en el futuro cercano.

Una de las razones es que la UE no quiere buscarse un pleito con Rusia, que todavía nos considera un aliado cercano, un socio comercial natural y un miembro de una creciente zona económica encabezada por ellos. En efecto, la semana pasada el parlamento ucraniano ratificó un tratado que crea un "espacio económico único" con Rusia. Pero esta supuesta zona de libre comercio parece más un mecanismo para enriquecer a los oligarcas y asfixiar la competencia que para promover el comercio.