La deuda eterna y los derechos humanos

La canción dice. "Todo,...todo cambia,....cambia, todo cambia...", para que todo siga igual o peor. El devenir que Heráclito pregonaba, que nunca nos bañamos en el mar en las mismas aguas, pareciera que es ajeno a nuestros gobernantes. Lo demuestran en el tiempo los ministros de economía que insisten en bañarse en las mismas aguas contaminadas por los continuos fracasos. Insisten en repetir una y otra vez los mismos mecanismos de negociar, renegociar, volver a provocar el no pago de la deuda y volver a pagar lo ya pagado, ya sea por las fuertes presiones del FMI y del Departamento de Estado Norteamericano, o de los poseedores de los bonos, que día a día acosan a los gobiernos para que paguen lo impagable. Los gobiernos continúan el juego impuesto y piensan que esa es la solución a la coyuntura, y van dejando para el mañana lo que no tienen el coraje de encarar hoy, aunque saben que es un suicidio a corto o mediano plazo para la vida y desarrollo de los pueblos.

Con la sabiduría de los años de militancia política y social, el viejo pensador Arturo Jauretche decía: "No se trata de cambiar de collar, sino dejar de ser perro," ante la incredulidad de muchos de sus compañeros, resignados a no encontrar salida al modelo neoliberal impuesto, y que piensan que debemos aceptar las reglas del juego de los centros de poder o estamos condenados al abismo

Eso es incorrecto y fatal. Es tiempo de dejar de ser perros. La deuda externa o deuda eterna, por ser impagable e inmoral y un mecanismo de dominación impuesto a los pueblos, se relaciona profundamente con los derechos humanos. Los países endeudados ,del mal llamado Tercer Mundo, transfieren capitales a los países ricos en pago de los intereses de la deuda externa, generándose un circulo vicioso y una situación insostenible de mayor pobreza y exclusión social con la imposibilidad de alcanzar mejores condiciones de vida. Los países del mal llamado Primer Mundo especulan con el hambre y la pobreza de los países del Sur para poder vivir mejor.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/NW6kqRv/es;