39

Los economistas en el camino de los refugiados

NEW HAVEN – La actual crisis mundial de los refugiados trae a la memoria el período inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial. Según una estimación contemporánea, solamente en Europa había más de 40 millones de refugiados. Estas “personas desplazadas”, como se las llamaba en ese entonces, se vieron obligadas a huir de sus hogares debido a la violencia, el traslado forzoso, la persecución y la destrucción de las propiedades y la infraestructura.

La horrenda situación de posguerra llevó a que en el año 1950 se establezca el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), previéndose que solamente cumpliese con un mandato temporal de tres años dirigido a la protección de las personas. Sin embargo, el problema nunca terminó. Por el contrario, el ACNUR no sólo está todavía con nosotros, sino que está haciendo resonar una alarma.

En su informe de mitad de año del 2015, esta agencia estableció que hasta finales del año 2014 el número de personas “desplazadas por la fuerza” en todo el mundo era de 59,5 millones, cifra que incluía 19.5 millones de desplazados a nivel internacional, que se los definen como verdaderos refugiados. Algunos de los países que a finales del 2014 tenían a más de medio millón de personas desplazadas por la fuerza son: Afganistán, Azerbaiyán, Colombia, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Irak, Myanmar, Nigeria, Pakistán, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Siria y Ucrania. El informe señala que el número total, con seguridad, se incrementó sustancialmente desde aquel entonces.

Desafortunadamente, el informe pone de relieve el carácter incompleto de nuestra comprensión del problema de los refugiados. De hecho, a lo largo de la historia, el destino de los refugiados que buscan asilo en otro país prácticamente no ha sido estudiado. Los historiadores registran guerras, y mencionan diásporas, pero rara vez muestran mucho interés sobre cómo surgieron o se resolvieron las crisis de refugiados.