¿Funciona legalizar la prostitución?

AMSTERDAM – La prostitución es la única parte de la industria de los servicios personales que funciona en Holanda. No se puede ir al manicurista en Amsterdam sin concertar una cita con dos semanas de antelación, pero los hombres pueden comprar sexo en cualquier momento, y a un precio atractivo. La legalización de la prostitución en octubre de 2000 no hizo más que poner por escrito una larga tradición holandesa de tolerancia hacia la compra y venta de sexo. Sin embargo, ¿es el enfoque correcto?

Incluso en Holanda, las mujeres y muchachas que venden sus cuerpos sufren regularmente amenazas, golpes, violaciones y amedrentamiento por parte de proxenetas y clientes. En un reciente juicio penal, dos hermanos turco-germanos fueron acusados de obligar a más de 100 mujeres a trabajar en el barrio rojo de Amsterdam ( De Wallen ). Según el abogado representante de una de las víctimas, la mayoría de estas mujeres procedía de familias marcadas por el incesto, el alcoholismo y el suicidio de los progenitores. O vienen de países del Este de Europa o del Sudeste asiático y han caído en las redes del tráfico de seres humanos, engañadas por la oferta de empleos decentes o simplemente vendidas por sus padres.

Estas mujeres son la principal atracción turística de Amsterdam (tras los "coffee shops" que venden marihuana), pero se estima que entre un 50 y un 90% de ellas son esclavas sexuales que son violadas todos los días mientras la policía hace la vista gorda. Es incomprensible que no se juzgue a sus clientes por violación, pero los políticos holandeses argumentan que no se puede determinar si una prostituta trabaja voluntariamente o no. Hartos y desilusionados de su rutina diaria, los policías de la brigada antivicio de Amsterdam han solicitado ser transferidos a otros departamentos. Recién este año, la administración de la ciudad comenzó a cerrar algunos prostíbulos debido a sus vínculos con organizaciones criminales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/uPD0zv1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.