Ayuda al desarrollo en pro del desarrollo

Casi diariamente, los Estados Unidos y Europa amenazan con imponer sanciones o cortar la ayuda al desarrollo, a no ser que algún gobierno vulnerable acepte sus críticas políticas. Las amenazas más recientes van dirigidas al nuevo gobierno, encabezado por Hamas, en Palestina. Otros ejemplos recientes de amenazas han sido las recibidas por Chad, Etiopía, Haití, Kenya, Bolivia, Uganda y las sanciones, ya antiguas, contra Myanmar.

Esas tácticas son equivocadas. La utilización de la ayuda al desarrollo como palo político sólo sirve para ahondar el sufrimiento de los países empobrecidos e inestables, sin que se consigan los objetivos políticos perseguidos por los donantes.

Para entender por qué, hay que recurrir a una perspectiva geopolítica a largo plazo y ver, en particular, la decadencia gradual del dominio mundial por parte de Europa y los Estados Unidos. La tecnología y el desarrollo económico están proliferando por toda Asia y el mundo en desarrollo, mientras que la extensión de la alfabetización y la conciencia política durante el siglo pasado hicieron de la libre determinación la ideología dominante con mucha diferencia de nuestra época, lo que propició el fin del colonialismo. El nacionalismo sigue produciendo potentes "anticuerpos" políticos contra las intromisiones europeas y americanas en los asuntos internos de otros países.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/FqczJgi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.