0

Desmitificando la economía china

WASHINGTON, DC – China tuvo una civilización avanzada y próspera durante milenios hasta el siglo XVIII, pero luego se degeneró y pasó a ser un país muy pobre durante 150 años. Ahora ha resurgido para convertirse en la economía más dinámica del mundo desde el lanzamiento de su transición a una economía de mercado en 1979. ¿Qué motivó estos cambios fatídicos?

En mi libro reciente Demystifying the Chinese Economy (Desmitificando la economía china), sostengo que, para cualquier país en cualquier momento, el cimiento para un crecimiento sostenido es la innovación tecnológica. Antes de la Revolución Industrial, los artesanos y agricultores eran la principal fuente de innovación. Al contar con la población más grande del mundo, China fue un líder en innovación tecnológica y desarrollo económico a lo largo de gran parte de su historia porque tenía una gran masa de artesanos y agricultores. 

La Revolución Industrial aceleró el ritmo del progreso occidental al reemplazar la innovación tecnológica basada en la experiencia por experimentos controlados realizados por científicos e ingenieros en laboratorios. Este cambio de paradigma marcó el advenimiento del crecimiento económico moderno, y contribuyó a la "Gran Divergencia" de la economía global.

China no logró experimentar un cambio similar debido, principalmente, a su sistema de revisión de la administración pública, que enfatizó la memorización de clásicos de Confucio y ofreció poco incentivo para que las elites aprendieran matemáticas y ciencia.