La democracia contra la eurozona

BRUSELAS – La Unión Europea es una cuasi federación voluntaria compuesta por Estados soberanos y democráticos en los que las elecciones tienen importancia y cada país trata de determinar su propio destino independientemente de los deseos de sus socios. Sin embargo, a estas alturas debería ser claro para cualquiera que la eurozona se concibió con un acuerdo institucional muy diferente. En realidad, el desfase entre el diseño original y el funcionamiento en la práctica ha resultado ser una de las principales causas de la actual crisis monetaria de la unión.

En octubre pasado, el entonces primer ministro de Grecia, George Papandreou, propuso realizar un referéndum sobre el segundo paquete de rescate que apenas había sido aprobado en la Cumbre de la UE en Bruselas. La canciller alemana, Angela Merkel, y el ex presidente francés, Nicolas Sarkozy, rápidamente lo reprendieron, y nunca se sometió a votación ante la población griega.

Sin embargo, poco menos de un año después, al final el referéndum se está llevando a cabo en los hechos. En una unión de democracias es imposible obligar a países soberanos a adherirse a reglas que sus ciudadanos no aceptan.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/c8skpB6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.