sierakowski53_Carsten KoallGetty Images_jaroslawkaczynskipispoland Carsten Koall/Getty Images

Los populistas adoran la pandemia

VARSOVIA – Las amenazas a la seguridad nacional invariablemente limitan las disputas políticas domésticas. Ahora que los gobiernos han asumido un rol de liderazgo en la lucha contra la pandemia del COVID-19, la oposición política en países bajo un régimen populista está siendo marginalizada rápidamente. En teoría, las autoridades en esos países podrían usar la crisis para invocar un estado de emergencia a fin de limitar la democracia. Pero aún si no llegan tan lejos, la necesidad de un distanciamiento social y otras medidas de contención implica una fuerte contracción de la esfera pública.

A falta de grandes encuentros o concentraciones de campaña, el debate político ha migrado por completo a los medios, que dedican toda su atención a la enfermedad. Esto sucede por razones pragmáticas –la cobertura del COVID-19 es lo que exigen actualmente los lectores y los televidentes-, pero también por razones éticas: ofrecer información precisa sobre el coronavirus es un servicio esencial.

Aun así, la cobertura completa de la pandemia no permite focalizar la atención en los partidos y movimientos políticos de la oposición. Por lo tanto, Joe Biden, el presunto candidato demócrata para desafiar al presidente norteamericano, Donald Trump, en la elección de noviembre, prácticamente ha desaparecido de la vista pública de la noche a la mañana.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/6Rj9U9Yes