1

Más limpios, más verdes y más ricos

GINEBRA – En el pasado, la acción contra el cambio climático se veía a menudo como un obstáculo al crecimiento económico. Se consideraba que apostar por lo “verde” significaba sacrificar la prosperidad por el bien del medio ambiente. Hoy en día, tenemos más información y sabemos que a través de medidas de mitigación del cambio climático, las empresas promueven el crecimiento sostenible y la creación de empleo de alta calidad.

En Estados Unidos, por ejemplo, desde enero se han creado 1,2 millones de empleos "limpios", según un estudio del Instituto Ecotech. Desde el año pasado, ha aumentado en un 115% el número de empleos de la industria solar y en un 50% los empleos relacionados con la eficiencia energética.

Según la Agencia Internacional de las Energías Renovables, en China ya son más de 1,7 millones las personas que trabajan en el sector de las renovables. La Red Global del Clima estima además que podrían crearse otros siete millones de empleos si se cumplen los objetivos del gobierno en energía eólica, solar e hidroeléctrica. A nivel mundial, se estima que en 2012 5,7 millones de personas trabajaban directa o indirectamente en la industria de las renovables, una cifra que podría triplicarse para 2030.

Pero la expansión de las energías renovables por sí sola no basta para afrontar el cambio climático. Es necesario además mejorar la capacidad del medio ambiente a absorber las emisiones de dióxido de carbono y aumentar la capacidad de las comunidades y los países a adaptarse al cambio climático, a través de formas más inteligentes de gestión de los activos naturales como bosques, fuentes de agua dulce, suelos y biodiversidad.