Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

IMF building Mandel Ngan/Getty Images

China vs. el consenso de Washington

EDIMBURGO – En 2013, el presidente chino, Xi Xinping, infundió ánimo a muchos economistas occidentales al comprometerse con un "papel decisivo" para el mercado dentro de la economía china. Cuatro años después, las expectativas de una reforma significativa orientada al mercado se han frustrado, y la influencia del estado en la economía ha aumentado considerablemente. Sin embargo, la economía china continúa creciendo a un ritmo acelerado y probablemente lo siga haciendo. Si es así, las presunciones de larga data sobre el equilibro óptimo entre mecanismos del estado y del mercado a la hora de fomentar el desarrollo económico resultarán seriamente cuestionadas.

La crisis financiera de 2008 fue un golpe a la fe en los mercados financieros totalmente libres. Pero las presunciones neoliberales que son la base del "Consenso de Washington" previamente dominante siguen colándose en muchos de los comentarios occidentales sobre la economía de China. Una liberalización más profunda del mercado financiero, se dice, disciplinaría mejor la economía real y conduciría a una distribución más eficiente del capital. La liberalización de las cuentas de capital impediría una inversión ineficiente en proyectos domésticos de bajos retornos. Y reducir el papel de las empresas de propiedad del estado (SOE por su sigla en inglés) daría lugar a una innovación y un dinamismo económico.

Sin embargo, como sostiene persuasivamente Joe Studwell del China Economic Quarterly (Informe Económico Trimestral de China) en su libro How Asia Works (Cómo funciona Asia), las historias originales de éxito en el este de Asia -Japón y Corea del Sur- se enriquecieron ignorando gran parte de estas prescripciones políticas. Se mantuvo a las finanzas a raya; se dirigió o se orientó el crédito para respaldar objetivos industriales específicos definidos por el gobierno; y se alimentó la industria nacional mediante una protección arancelaria, a la vez que se la obligó a competir de manera agresiva por los mercados extranjeros.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/H6buKfBes;

Handpicked to read next

Edit Newsletter Preferences