El síndrome de victimización de China

Actualmente está en marcha una competición en la que se disputa el alma de China y en la que se enfrentan dos fuerzas poderosas y dos posiciones muy diferentes para con el mundo exterior de ese gigantesco país. El resultado tendrá importantes repercusiones con vistas a elucidar si China logrará llegar a ser una nación capaz de tener relaciones verdaderamente constructivas y duraderas con el mundo exterior.

Por una parte, la revolución económica de China ha contribuido a situarla en el mundo como potencia comercial, como Estado poderoso, pero más responsable, e incluso como presencia militar tranquilizadora. Por otra, China sigue atrapada en un pasado y una mentalidad inmersa en una sensación de victimización, que le infunde la tentación de exportar la culpa por sus problema internos.

Lo que hay que preguntarse sobre todo es si podrá China liberarse de ese antiguo síndrome psicológico -que la mantuvo durante todo el siglo XX ensimismada con sentimientos enfermizos de debilidad, inseguridad y humillación- y si se dejará guiar por una nueva idea del mundo y de los antiguos enemigos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/fzDhno7/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.