Chinese military marching Kevin Frayer/Getty Images

China está perdiendo la nueva Guerra Fría

HONG KONG – Cuando la Unión Soviética colapsó en 1991, el Partido Comunista Chino (PCC) se obsesionó con entender la razón. Los grupos de expertos del gobierno a los que les habían encomendado esta tarea depositaron gran parte de la culpa en Mijail Gorbachov, el líder reformista que no fue lo suficientemente despiadado como para mantener unida la Unión Soviética. Pero los líderes chinos también destacaron otros factores importantes a los que hoy los líderes de China no parecen estar prestándole atención.

Claramente, no hay dudas de que el PCC se ha tomado en serio la primera lección clave: un desempeño económico sólido es esencial para la legitimidad política. Y el interés decidido del PCC en fomentar el crecimiento del PIB en las últimas décadas ha generado un “milagro económico”, con un ingreso nominal per capita que se disparó de 333 dólares en 1991 a 7.329 dólares el año pasado. Esta es la única razón relevante por la que el PPC ha retenido el poder.

Ahora bien, administrar una economía tambaleante no fue el único error que cometieron los líderes soviéticos. También se vieron atrapados en una carrera armamentista costosa e imposible de ganar con Estados Unidos, y fueron víctimas de la extralimitación imperial, al entregarles dinero y recursos a regímenes con escaso valor estratégico y profusos antecedentes de mala gestión económica crónica. En tanto China entra en una nueva “guerra fría” con Estados Unidos, el PCC parece correr el riesgo de repetir las mismas equivocaciones catastróficas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/LS6giHhes