La grandiosa estrategia de Xi Jinping

SEÚL – China dedicó gran parte de 2014 a tratar de revivir un concepto que Japón proclamó hace siete décadas, cuando era una potencia imperial y buscaba imponer su voluntad en la región: «Asia, para los asiáticos». Pero tal vez ese esfuerzo no resulte tan mal para China como para Japón.

Las relaciones internacionales tienden a desestabilizarse frente a los cambios rápidos en la distribución del poder. La resistencia de las potencias establecidas a la exigencia de sus contrapartes en ascenso para lograr una mayor participación en la determinación de la agenda mundial alimenta tensiones y perturba el orden mundial existente.

Esto es precisamente lo que ha estado ocurriendo últimamente entre China y Estados Unidos, y constituye el impulso de la política china de «Asia, para los asiáticos». En noviembre pasado, China sacudió el orden regional declarando unilateralmente una zona de identificación para la defensa aérea (ZIDA) sobre una amplia franja del mar de China Oriental que incluye territorios en disputa –en particular, las islas Senkaku (conocidas en China como islas Diaoyu)– reclamados por China, Japón y Taiwán.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/9ArhNdW/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.