james172_Tayfun CoskunAnadolu Agency via Getty Images_trump biden Tayfun Coskun/Anadolu Agency via Getty Images

¡Capitalistas y socialistas del mundo, uníos!

PRINCETON – La economía más dinámica del mundo la gobierna un partido comunista, mientras lo que era bastión del capitalismo está bajo el desgobierno de un hombre que llevó a sus empresas a la quiebra seis veces. Las grandes ideologías políticas se vuelven cada vez más incoherentes, y los rótulos ya casi no dicen nada.

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump y sus colegas republicanos aseguran ser lo único que se interpone entre el sueño americano y una revolución socialista. El retador demócrata de Trump en la elección de noviembre, Joe Biden, nunca defendió algo así, pero es partidario de que se ponga «fin a la era del capitalismo centrado en los accionistas». En cualquier caso, capitalismo y socialismo vuelven a estar en primer plano en la competencia por el apoyo de la opinión pública y de los votantes.

Pero a diferencia de décadas pasadas, la defensa habitual del capitalismo ha perdido vigor intelectual y político. Mientras «capitalistas con conciencia social» como la marca de indumentaria de lujo Lululemon hacen publicidad con consignas que hablan de «oponer resistencia al capitalismo», incluso exponentes capitalistas tradicionales como la influyente organización Business Roundtable (que reúne a directores ejecutivos de las mayores empresas estadounidenses que cotizan en bolsa) propugnan una reforma fundamental. Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, critica al neoliberalismo y al fundamentalismo de libre mercado; conservadores británicos y republicanos estadounidenses se han dado a condenar los abusos de la globalización y del «mercado».

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/DM7upy8es