¿Puede la ciencia salvar el mundo?

CAMBRIDGE – Para muchas personas, no hay mejor época que esta para estar vivos. Las innovaciones que impulsan los avances económicos –tecnología de la información, biotecnología y nanotecnología- pueden mejorar los estándares de vida, tanto en el mundo en desarrollo como en el desarrollado. Nos estamos volviendo parte de un ciberespacio que puede vincular a cualquiera, en cualquier lugar, a toda la información y cultura del mundo, y a cualquier otra persona del planeta.

Las tecnologías del siglo veintiuno ofrecerán estilos de vida benignos en términos ambientales y los recursos para aliviar los padecimientos y mejorar las oportunidades de vida de las dos mil millones de personas más pobres del mundo. Más aún, la mayor amenaza de los años 60 y 70 -la hecatombe nuclear- ha disminuido. Sin embargo, podría resurgir si se llega otra vez a un punto muerto en el enfrentamiento entre nuevas superpotencias. Y existen otros riesgos, originados en el mayor impacto colectivo de la humanidad en el planeta, y por la creciente autonomía de las personas.

Poco después de la Segunda Guerra Mundial, los físicos de la Universidad de Chicago comenzaron una publicación llamada el Boletín de Científicos Atómicos para promover el control de armas. El logo de la cubierta del Boletín es un reloj, y la proximidad de sus agujas a la medianoche indica el juicio de los editores acerca de lo precario de la situación mundial. Cada cierta cantidad de años cambiaba la posición de las agujas, hacia adelante o atrás. El punto más cercano a la medianoche fue en 1962, durante la Crisis de los Misiles Cubanos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/wLgiiiG/es;