Cómo sacar del frío al último dictador de Europa

Estrasburgo – La Unión Europea recientemente se embarcó en una política de "compromiso constructivo" con Belarús. Ya era hora. Anteriormente, la política de la UE consistía en aislar a Belarús, que también buscaba el aislamiento.

Esa política no logró prácticamente nada, salvo apuntalar al líder autoritario del país, el presidente Aleksander Lukashenko. Tardíamente y de alguna manera a regañadientes, los líderes de la UE ahora han aceptado que necesitan relacionarse de manera pragmática con Lukashenko si quieren promover la reforma en Belarús y alejar al país de su órbita estrecha alrededor de Rusia.

Que haya tomado conciencia de esto no significa que Europa deba hacer la vista gorda a la naturaleza del régimen de Lukashenko. A los miembros de la UE, con motivos, les preocupan los derechos humanos en un lugar catalogado por algunos como "la Cuba del este". La represión política y las restricciones a la libertad de prensa siguen siendo moneda corriente en Belarús. Pero lo mismo -y tal vez peor- puede decirse de China, y la UE ha invertido mucho capital político en una relación estratégica y multifacética con sus gobernantes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/NV3htPr/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.