0

Los BMW y la justicia china

En casi todo el mundo, el sello "BMW" implica lujo y exclusividad. Sin embargo, en China la marca se ha visto involucrada involuntariamente en historias que ilustran la impotencia de los chinos comunes frente a los poderosos y los corruptos.

El primer escándalo ocurrió el año pasado, cuando un camión que transportaba cebollas rayó el costado de un BMW en Harbin. Las conductoras tanto del camión como del auto de lujo color plata metálico eran mujeres de 45 años, pero ahí terminaban todas las similitudes entre ellas: la primera era una campesina y la segunda, esposa de un empresario acaudalado. Después de la discusión que tuvieron, la mujer rica lanzó su BMW sobre el grupo de curiosos que se había reunido, matando a la mujer campesina e hiriendo a otras 12 personas.

El caso llegó al tribunal local, donde el juez dictaminó que había sido "un percance automovilístico accidental" y dio a la mujer una sentencia suspendida de dos años. El fallo del juez alimentó rumores en el sentido de que se había mostrado indulgente con ella porque su esposo era pariente de algún alto funcionario de la provincia. Pronto se convirtió en un caso de "los ricos contra los pobres" que con frecuencia se citaba como ejemplo de la corrupción en los altos niveles.

En los meses siguientes, los periódicos y las televisoras retomaron la historia a medida que ésta se convertía en una obsesión nacional. Alarmado ante la reacción del público, el magistrado de Harbin ordenó reabrir el expediente, sólo para ratificar la sentencia suspendida cuando el caso se cerró en marzo de este año. La gran historia del BMW de finales de 2003 resurgió silenciosamente antes de quedar enterrada para siempre.