¿Un nuevo califato?

PRINCETON – La reciente declaración de un califato por parte de la milicia del Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS) es un hecho sin precedentes en tiempos modernos. Sin importar cómo termine el asunto, una cosa está clara: el yihadismo violento ya es un elemento indisoluble del panorama político árabe.

Ningún grupo musulmán con control territorial había hecho una apuesta semejante desde que la República Turca abolió en 1924 el califato otomano. Incluso las demandas de Al Qaeda y los talibanes nunca fueron más allá de la creación de miniestados (emiratos), que esperan que en algún momento se consoliden en un califato.

Esta vacilación se puede explicar, al menos en parte, por el hecho de que ni Osama bin Laden ni el mulá Omar (líder de los talibanes) reúnen las condiciones para ser califas, una de las cuales es demostrar ser descendientes de la tribu del profeta Mahoma, los Quraysh. Esto sí puede hacerlo el nuevo aspirante a califa, Abu Bakr Al Baghdadi, emir del Estado Islámico.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ojcHwWw/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.