0

El debate equivocado sobre la inmigración en Estados Unidos

En los Estados Unidos está empezando un debate sobre inmigración que recogerá varias propuestas. Entre ellas está un detestable proyecto de ley - que la Cámara de Representantes ya aprobó - que ordena la construcción de un muro a lo largo de la frontera México-EU y califica el ingreso no autorizado al país como delito grave.

El Senado estadounidense también considerará un proyecto de ley formulado en conjunto por el Senador Edward Kennedy y el Senador John McCain que propone una aplicación más firme de la ley en la frontera, un programa de trabajadores temporales que pueda conducir a la residencia y la ciudadanía y la legalización de quienes ya se encuentran en Estados Unidos sin documentos. Otra idea es exigir que cualquier persona que esté en los EU y que quiera regularizar su calidad migratoria regrese a su país y haga la cola ahí.

El último componente es retórico en buena medida. Es difícil imaginar que un mexicano que ya esté en los EU regrese voluntariamente a Zacatecas, digamos, a esperar pacientemente su nueva visa. El Presidente George W. Bush ha estado evitando el asunto desde que se comprometió a llegar a un acuerdo sobre inmigración con México cuando visitó al Presidente Vicente Fox en Guanajuato hace casi exactamente cinco años.

Por último, y tal vez lo más importante, está la propuesta de avenencia del Presidente del Comité de Asuntos Judiciales del Senado, Arlen Specter. La propuesta de Specter también prevé una seguridad reforzada en la frontera, así como un programa de trabajadores temporales de seis años no renovables sin la posibilidad de obtener la residencia, aunque permitiría que los inmigrantes no autorizados permanecieran en los EU con una nueva calidad de no inmigrantes. Esta última calidad podría o no incluir la posibilidad de obtener la residencia y la ciudadanía; esquivar el tema puede ser una táctica de negociación para evitar el debate sobre si es una forma de amnistía (que afortunadamente lo es, hasta cierto punto).