2

La batalla por Moscú

PARÍS – La batalla política más importante ahora en Rusia no es por el control del Kremlin, sino por el poder de su ciudad capital. En efecto, el resultado de la campaña para las elecciones de Alcalde de Moscú importa a todos los rusos –y cualquiera que esté interesado en la suerte de Rusia.

Así como las elecciones presidenciales en los Estados Unidos son importantes para todo el mundo, las elecciones para Alcalde en Moscú son un asunto crucial para la política nacional rusa –y por ende, para su economía. Así pues, lo que suceda en Moscú el 8 de septiembre (y, probablemente en la segunda vuelta dos semanas después) tendrá profundas implicaciones para el futuro del país.

Las elecciones son trascendentales por varias razones. Primero, esta es la primera campaña para alcalde de Moscú desde que el presidente, Vladimir Putin, cancelara las elecciones subnacionales en 2005. (El sucesor de un solo mandato de Putin, Dmitri Medvedev, que ahora es primer ministro, las restableció en 2011). Desde las elecciones de 2004 para elegir Alcalde, Moscú ha cambiado espectacularmente. No solo ahora es la entidad subnacional más grande e importante de la Federación Rusa, sino también es una capital europea principal, una destinación global de negocios y un enorme mercado de consumo.

El consumo per cápita en Moscú es similar al de España o Italia. El tamaño del presupuesto de dicha ciudad es cercano al de la ciudad de Nueva York. Oficialmente, 12 millones de personas viven en Moscú (sin contar viajantes de paso ni migrantes irregulares) –más que en una ciudad europea promedio. Además, antes de este año, el gobierno federal designaba al Alcalde de Moscú, no era elegido por los moscovitas.