0

Los musulmanes africanos en el mundo islámico

Nigeria se ha visto convulsionada por la violencia religiosa desencadenada por las caricaturas del profeta Mahoma publicadas hace unos meses en un periódico danés. La violencia comenzó en la ciudad nigeriana septentrional de Maiduguri durante una protesta de musulmanes contra las caricaturas, con el resultado de 50 cristianos muertos, según las informaciones de la Asociación Cristiana de Nigeria. Las represalias no se hicieron esperar y al menos 50 musulmanes murieron en tres días de violencia en las ciudades sudorientales (predominantemente cristianas) de Onitsha y Enugu.

Las protestas nigerianas contra las caricaturas (hasta ahora las más violentas de África) plantean esta cuestión: ¿cuál es el papel y la situación de los musulmanes africanos (o, dicho con mayor exactitud, los musulmanes africanos subsaharianos) en el "mundo islámico"? Cuando la gente del resto del mundo usa el término "mundo islámico", ¿incluye en él a los musulmanes africanos subsaharianos o sólo piensa en los musulmanes del Oriente Medio y Asia?

Los musulmanes del África subsahariana no comparten muchas características con los musulmanes de otras partes del mundo, en particular los del mundo árabe. Los musulmanes africanos subsaharianos son menos reivindicativos y afrontan muchas más dificultades en sus intentos de articular sus derechos y afirmar su presencia en sus Estados y regiones respectivos.

Parte de la dificultad se debe al perpetuo dilema africano de la identidad. Se ha dicho que África es un continente con una triple ascendencia y también el musulmán africano tiene una personalidad dividida. Debe decidir si es musulmán en primer lugar, después miembro de su tribu –por ejemplo, hausa– y después de su nación: Nigeria, pongamos por caso. Aunque la práctica musulmana es intensa en África, hay una incorporación generalizada de los ritos africanos tradicionales en ceremonias como las bodas y los funerales. Por ejemplo, entre los luhya de la Kenya occidental, es bastante común que los musulmanes maten animales durante los funerales, pese a que, en rigor, no existe esa disposición en el Islam.