10

Francisco I, el politico

BUENOS AIRES – América Latina tiene a su primer pontífice, el primero también que no es europeo. ¿Qué puede cambiar en la región con el argentino Francisco? Lo más importante para este análisis es que tendrá una fuerte influencia política.

Antiguo jesuita, miembro de una orden religiosa que ha intervenido en política desde su fundación en el siglo XVI cuando se produjo la reforma protestante, Bergoglio siempre ha considerado a la política como parte importante de su sacerdocio.

Pocos años atrás quiso aglutinar a una buena parte de la oposición argentina, dispersa, sin imaginación y sin líderes. Quería crear un contrapeso a la hegemonía de los Kirchner que han avanzan sobre el parlamento y la justicia, y combatido al periodismo no oficialista, a la manera de otros gobiernos de América Latina.

No lo logró, pero el mero hecho de que se hubiera reunido con dirigentes políticos fue intolerable: Néstor Kirchner lo acusó de ser el jefe de la oposición y se negó a asistir a una ceremonia religiosa tradicional donde hablaría Bergoglio, ya cardenal y jefe de la iglesia argentina. Sabía que el sermón iba a ser contra él.