0

Un botón de “reiniciar” para el patio trasero de Europa

ESTOCOLMO – El de pulsar el botón de “reiniciar” en las relaciones diplomáticas es un gesto popular hoy en día. El Presidente Barack Obama acaba de viajar a Moscú para “reiniciar” unos lazos Estados Unidos-Rusia que estaban tirantes. La Unión Europea, aunque no necesita “reiniciar” unos lazos tirantes con sus vecinos orientales, está dedicada a una profunda reconstrucción estratégica de esas relaciones.

Cuando la UE lanzó su nueva “asociación oriental” en mayo, su objeto era el de fomentar una mayor integración con los seis vecinos orientales inmediatos de la Unión: Armenia, Azerbaiyán, Belarús, Georgia, Moldavia y Ucrania. La crisis financiera mundial había hecho de una política actualizada y fortalecida para con los vecinos orientales de la UE una necesidad urgente. Igualmente importante fue que todos los países interesados expresaran la ambición de estrechar sus lazos con la UE.

La “asociación oriental”, debida a una iniciativa sueco-polaca, ofrece a esos seis países una importante mejora y una profundización de las relaciones con la UE en sectores fundamentales. En las relaciones comerciales y económicas, establece claramente el objetivo de crear profundas y amplias zonas de libre cambio entre la UE y los países asociados. Confirma la plena liberalización en materia de visados como objetivo a largo plazo (con acuerdos de facilitación de visados entretanto), promete una mayor cooperación en materia de seguridad, diversificación y eficiencia energéticas y entraña programas y proyectos especializados  para ayudar a los vecinos en relación con sus medidas de integración y reforma en todos esos sectores.

El ejercicio de la Presidencia de la UE por parte de Suecia a partir de este mes debe contribuir a la aplicación de dichas medidas. Sin embargo, se produce en un momento en que los vecinos orientales de la Unión afrontan dificultades graves, pues la crisis económica y financiera está afectando gravemente a muchos de los países asociados.