El viaje de la NASA a Marte

9

WASHINGTON, DC – En The Martian, una de las películas más exitosas de 2015, la NASA salva heroicamente a un astronauta varado en Marte, con un poco de ayuda internacional y mucho ingenio humano. Dirigida por Ridley Scott, la película es visualmente hermosa y tiene en vilo al espectador. Pero también es un modo de señalar lo que los seres humanos podemos lograr cuando nos lo proponemos y (como la obra maestra creada en 1968 por Stanley Kubrick, 2001: Odisea del Espacio) nos da un atisbo de cómo puede ser el futuro de la exploración espacial.

La NASA dio asesoramiento técnico durante la producción de la película, y en muchas de las escenas aparecen tecnologías en las que estamos trabajando, desde trajes espaciales avanzados hasta métodos para cultivar alimentos en el espacio. Puede que un día estas tecnologías se usen para explorar Marte en la vida real.

La NASA se puso el ambicioso objetivo de enviar seres humanos a Marte a mediados de la década de 2030. En un informe publicado hace poco y titulado “El viaje de la NASA a Marte: próximos pasos pioneros en la exploración espacial”, hacemos un resumen de lo que la humanidad debe hacer para llegar allí. Esto incluye seguir las investigaciones en la Estación Espacial Internacional y después trasladar seres humanos más allá de la órbita baja de la Tierra hasta lo que denominamos “el terreno de pruebas”, la región del espacio cerca de la Luna. Allí podremos ejercitar nuestras capacidades en un lugar del que los astronautas pueden regresar en forma segura en cuestión de días.

Hay algo en lo que The Martian se equivocó. A diferencia de la película (por no hablar de las misiones de la NASA a la Luna), la exploración humana de Marte no será una empresa dominada por la NASA. Por el contrario, los preparativos para el envío de humanos a Marte se harán con el aporte de personas y recursos de todo el mundo, y el viaje en sí se realizará en colaboración con las agencias espaciales de otros países y la ayuda del sector privado.