Purga en Pyongyang

TOKIO – Durante la Guerra Fría, el término “Kremlinología” se refería a los esfuerzos por comprender lo que estaba ocurriendo en los puestos de mando de la Unión Soviética –  en sí, lo que ocurría detrás de toda la Cortina de Hierro. Los Kremlinólogos monitorizaban (de cualquier manera posible) quiénes de los principales líderes soviéticos estaban arriba y quiénes estaban abajo. Se otorgaba gran importancia al hecho de quién había firmado un documento oficial, o quién pasaba revista en los desfiles militares desde la parte superior de la tumba de Lenin en la Plaza Roja.

Todo eso se puede considerar como juego de niños en comparación con los esfuerzos para descifrar al régimen de Corea del Norte, donde la verdad es mucho más opaca.

Considere lo que sucedió el 17 de diciembre. Choe Ryong-hae, Vicepresidente de la Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores de Corea, se encontraba visiblemente presente en la plataforma principal durante la conmemoración del segundo aniversario de la muerte del “Querido líder” Kim Jong-il –  la primera ceremonia importante que se celebró de manera posterior a la purga y ejecución de Jang Song-thaek, el ex vicepresidente de la Comisión de Defensa Nacional. El discurso de Choe, con sus amenazas contra Estados Unidos y Corea del Sur, parecía sentar las bases para su ascenso político.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/urRnNmL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.