0

¿Los ex mexicanos elegirán al próximo presidente de Estados Unidos?

Entre las muchas sorpresas durante los debates de los candidatos presidenciales del Partido Republicano hace un par de semanas figuró la renovada importancia de la inmigración. Después del fracaso del esfuerzo de reforma inmigratoria integral del presidente George W. Bush y del senador Edward Kennedy la pasada primavera (boreal), la mayoría de los observadores creyeron que la cuestión seguiría en suspenso hasta 2009, ya que su sola mención resultaba potencialmente fatal para demócratas y republicanos por igual. Pero como descubrieron los demócratas en otros debates recientes, y también los republicanos con un poco de ayuda de los moderadores de la CNN, que inclinaron las preguntas hacia los temas que más los entusiasman, la inmigración es una cuestión que sencillamente no desaparecerá.

Esta es una razón por la que escribí un libro breve aunque -espero- útil sobre la inmigración mexicana a Estados Unidos, titulado Ex Mex: de migrantes a inmigrantes . Basado en documentos internos de los gobiernos mexicano y norteamericano, innumerables entrevistas y un relevamiento de gran parte de la literatura existente sobre el tema, Ex Mex intenta cumplir tres propósitos.

Primero, quería proporcionar una voz mexicana en el debate sobre inmigración. Los mexicanos representan más de la mitad de la población -legal o no- de todos los inmigrantes en Estados Unidos, pero un punto de vista que intente reflejar sus intereses y aspiraciones ha estado básicamente ausente de la discusión norteamericana.

Por supuesto, mi libro no puede ser la postura mexicana. Pero una evaluación del punto de ventaja de pasados, presentes y futuros inmigrantes mexicanos a Estados Unidos es un componente necesario del debate norteamericano -mucho más cuando uno recuerda, en realidad, que la inmigración, por lo general, no ha sido una cuestión de política interna de Estados Unidos exclusivamente.