Hollande en Malí

PARÍS – Mientras centenares de miles de personas se manifestaban en París contra el derecho de las parejas homosexuales a casarse y adoptar hijos, las tropas francesas llegaban a Malí para impedir que una coalición de fuerzas islamistas y rebeldes se hicieran con su capital, Bamako, y crearan en el Sahel un refugio para terroristas.

Éstos son tiempos difíciles para el Presidente de Francia, François Hollande. Asediado económicamente en su país, donde su popularidad está en su nivel más bajo desde su elección en el año pasado, ¿podrá recuperar el crédito, si no el apoyo, como comandante supremo de las fuerzas armadas francesas?

En tiempos, “Intervengo, luego soy” podría haber sido también un lema francés, en particular en África, pero, si bien la identidad nacional francesa va íntimamente unida al prestigio internacional de Francia –a cómo se la considera en el mundo–, el entusiasmo por la intervención ha desaparecido. Los beneficios han pasado a ser menos evidentes, mientras que los costos y los riesgos han resultado cada vez más patentes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/MUcFGPL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.