20

¿Por qué dejan de crecer las economías?

MILÁN – Con el transcurso de los años, tanto en países avanzados como en vías de desarrollo se han puesto a prueba (algunas veces en forma deliberada, pero muchas otras sin darse cuenta) diversas metodologías para la búsqueda del crecimiento. Lo que por desgracia se descubrió es que muchas de esas estrategias tienen incorporados ciertos frenos o limitaciones, que podríamos llamar elementos de insostenibilidad. Para evitar graves daños que obliguen a difíciles períodos de recuperación, necesitamos aprender a reconocer mucho mejor y desde antes estas pautas de crecimiento autolimitadoras.

Menciono a continuación algunos ejemplos tomados de una colección cada vez más numerosa de modelos que se caracterizan por un crecimiento desacelerado.

Para comenzar, cuando los países en desarrollo apelan a la sustitución de importaciones para estimular la diversificación económica, esto puede funcionar por un tiempo; pero, a la larga, conforme el aumento de la productividad resulta insuficiente y se anulan las ventajas comparativas, el crecimiento termina deteniéndose.

Es natural que las economías pequeñas y abiertas tengan cierto grado de especialización, lo cual las hace vulnerables a cualquier perturbación económica y a la volatilidad. Pero en términos de crecimiento y nivel de vida, buscar la diversificación económica protegiendo a las industrias locales de la competencia extranjera supone un costo que en algún momento llega a ser mayor que los beneficios. Es mejor permitir la especialización y crear un entramado eficaz de redes de seguridad social y sistemas de ayuda que proteja a las personas y a las familias durante las transiciones económicas. Esta “flexibilidad estructural” se adapta mejor a los grandes cambios que se necesitan para hacer frente a la rápida evolución de las fuerzas tecnológicas y económicas globales.