Por qué el bipartidismo es una buena política

LONDRES – El bipartidismo parece haber recibido un embate en Washington desde que el Presidente Barack Obama llegó a la Casa Blanca.

Al igual que la mayor parte de los presidentes estadounidenses recientes, Obama hizo campaña prometiendo trabajar en conjunto con sus oponentes políticos en pos del bienestar del país. Clinton dijo algo muy parecido antes de ser electo, sólo para dedicar su primer periodo a pelear con la mayoría republicana de Newt Gingrich en el Congreso, y su segundo periodo a sacarse de encima el juicio político.

George W. Bush también dijo que tendería puentes a quienes no estaban de acuerdo con él, para luego convertirse en el presidente más ideológico y partidista de los tiempos modernos, incitado por su vicepresidente Dick Cheney.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/1XHzUef/es;