¿Quién tiene la culpa de la alergia británica al euro?

Hace cuarenta años, Charles de Gaulle dijo "Non" a la solicitud del Reino Unido para ingresar a la Comunidad Europea. Antes del 9 de junio, el ministro de finanzas de Gran Bretaña, Gordon Brown, dará su propio "No" a Europa. Pero la decisión inglesa sobre la adopción de la divisa europea única, el euro, se tomó hace mucho tiempo, y siempre habría de ser una versión u otra del "No".

Cuando Francia invitó por primera vez al Reino Unido a unirse a la naciente empresa europea, una década antes de que el General de Gaulle cerrara la puerta, los arrogantes mandarines de la tesorería británica se aseguraron de que su país rechazara la oferta con indignación. Los burócratas de las finanzas se han mantenido predeciblemente anti-europeos desde entonces. Como los cortesanos que rodeaban a Luis XVIII no han olvidado nada y no han aprendido nada.

La única duda actualmente es si el veredicto de Brown sobre el euro será "Todavía no", "No antes de las próximas elecciones" o simplemente "No". Es una decisión que se está tomando prácticamente sin la participación del primer ministro, Tony Blair, e incluso en contra de sus deseos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/WK1ZSnl/es;