16

El mundo cuando la Fed suba las tasas

VIENA – La Reserva Federal de Estados Unidos es el banco más poderoso del mundo, y su componente con mayor poder es el Comité Federal de Mercado Abierto (CFMA), este comité está formado por doce hombres y mujeres que se reúnen ocho veces al año para determinar – fundamentalmente mediante el establecimiento de tasas de interés – la política monetaria de la economía más grande del mundo. La última vez que la Fed subió las tasas de interés fue en el año 2006, esto ocurrió antes del impacto devorador-de-crecimiento que tuvo la crisis financiera mundial, que persuadió a que este banco, como también otros bancos centrales, redujeran las tasas prácticamente a cero y emplearan la llamada flexibilización cuantitativa para inyectar dinero en las economías avanzadas.

Pero este año, por primera vez desde la gestión 2007, todas las economías avanzadas del mundo están creciendo – incluyendo la de Estados Unidos. Y eso significa que el CFMA, temeroso de las burbujas de activos, en algún momento decidirá que las tasas de interés de Estados Unidos deben aumentar. Eso puede ser bueno (o puede no ser bueno, dependiendo del momento) para la economía estadounidense, pero, ¿qué significará esto para el resto del mundo?

Nuestra investigación muestra por qué el mundo, especialmente los países emergentes, estarán nerviosamente atentos a lo que vaya a ocurrir. A mediados del año 2013, cuando la Fed anunció que iba a reducir gradualmente sus medidas de política monetaria poco convencionales (por ejemplo, compras masivas de títulos valores respaldados por hipotecas), los mercados emergentes sufrieron grandes fugas de capital. En otras palabras, incluso cuando la Fed solamente da alguna señal de que podría endurecer su política monetaria, otros países sufren. Dependiendo de la medida en la que el CFMA, en una próxima reunión, decida endurecer su política, nosotros prevemos efectos negativos en el PIB mundial a mediano plazo, no solamente para los mercados emergentes, sino que también para las economías industrializadas.

Desde que la Fed empezó a frenar su programa de flexibilización cuantitativa, se ha especulado constantemente sobre cuándo su actual política monetaria acomodaticia llegará a su fin Los participantes del mercado, ya sean prestamistas o prestatarios, saben que el “dinero fácil” tiene una fecha de caducidad. Pueden ver que después de tres grandes programas de compra de activos, el balance contable de la Fed se ha cuadruplicado desde el año 2007, llegando a un total de aproximadamente $4,5 millones de millones en el mes de febrero de 2015.