0

Agua para todos

Este mes, nuevamente el agua ocupa el centro de la escena en el Cuarto Foro Mundial del Agua en Ciudad de México. Es un momento oportuno: mientras gran parte de la atención mundial se centra en problemas relacionados con el suministro y la seguridad de la energía, cientos de millones de personas del mundo en desarrollo siguen viendo el suministro y la seguridad del agua como algo igualmente o más importante.

Los estudios realizados por el Banco Mundial en los países en desarrollo muestran que, cuando a los pobres se les pide que nombren tres preocupaciones importantes que deben enfrentar, “una buena salud” siempre aparece mencionada. Y un factor determinante para tener o no buena salud es el acceso a agua limpia.

Más de mil millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable. Como resultado, se encuentran cada vez más vulnerables a una mala salud. El Banco Mundial estima que, para el año 2035, unas tres mil millones de personas, casi todas ellas en países en desarrollo, podrían vivir en condiciones de graves dificultades para acceder a agua potable, especialmente si les toca vivir en África, el Oriente Medio, o el Sur de Asia. Esto causará dificultades obvias, pero también retrasará el crecimiento económico necesario para que millones de personas escapen de la pobreza.

En América Latina, cerca de un 15% de la población -unos 76 millones de personas- no tiene acceso a agua potable, y 116 millones no lo tienen a servicios sanitarios. Las cifras son peores en África y partes de Asia.