Guerra sin fin contra las mujeres del Congo

NUEVA YORK – La violencia en el Congo es inexplicable. Pero si el horror de las guerras recientes del Congo –en las que ha muerto más gente que en cualquier otra guerra desde la Segunda Guerra Mundial- ha de terminar, lo abominable debe salir a la luz.

En todas las regiones orientales de la República Democrática del Congo, soldados del gobierno, miembros desertores de unidades militares gubernamentales y miles de milicias están violando en masa a un sinnúmero de mujeres. Convierten a algunas mujeres en esclavas sexuales, marcan a algunas víctimas como ganado y amputan y mutilan a mujeres y niñas, algunas de hasta tres años, destruyéndoles la vagina y otros órganos internos.

A veces, los hombres armados obligan a los padres, hermanos y maridos de sus víctimas a violarlas, o a las mujeres a comer carne de sus parientes asesinados. Después, muchas de las mujeres experimentan una absoluta soledad mientras sufren los efectos físicos y psicológicos del trauma y hacen frente a la destitución, embarazos e hijos no deseados, VIH/SIDA y ostracismo por parte de sus seres queridos que las eluden por “enfermas” o “impuras”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/rnfztDz/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.