Una solución por la negativa para Siria

BERLÍN – Con el plan de Rusia y Estados Unidos para la destrucción de las armas químicas sirias (encarnado ahora en la Resolución 2118 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas), puede ser que la búsqueda de un final a la guerra civil tome un rumbo más constructivo, ya que el Consejo de Seguridad también demanda que se celebre cuanto antes la largamente planeada segunda conferencia de Ginebra sobre Siria. Y con razón: la eliminación de los arsenales químicos de Siria debe ir de la mano de un proceso político que ponga fin a la guerra.

En primer lugar, por razones prácticas: ningún intento de verificar, asegurar y, finalmente, destruir el enorme arsenal de armas químicas con que cuenta Siria será viable si no se logra, por lo menos, un alto el fuego duradero. Pero hay también otros motivos que exigen sincronizar ambos procesos.

Aparte del sufrimiento humano, no es posible ignorar las terribles consecuencias que la guerra civil siria puede tener sobre la región. Algunos advierten sobre el riesgo de una “libanización” del país, esto es, su división en feudos rivales y regiones cuasi independientes. Pero la fragmentación de Siria no es la única hipótesis probable.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Ql2qzy6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.