La imprevisible Rusia

Cuando llegó a París en 2000 por primera vez como Presidente de Rusia recién elegido, Vladimir Putin expresó un mensaje muy simple y tranquilizador. "Les traigo lo que más necesitan: una fuente de energía estable y garantizada. Mi petróleo y mi gas no serán más baratos que los procedentes del Oriente Medio, pero serán mucho más seguros".

La idea implícita de Putin era la de que una "energía cristiana", aunque fuera "ortodoxa", sería más segura y más tranquilizadora que la "energía musulmana" para un mundo occidental muy preocupado por la estabilidad en el Oriente Medio.

Se suponía que el Oriente Medio era desordenado e imprevisible, a diferencia de la nueva y moderna Rusia de Putin. Hoy el problema es el de que para los ucranianos, los georgianos, por no hablar de los italianos, el petróleo y el gas "cristianos" procedentes de Rusia no parecen tan seguros y fiables como Putin prometió.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/A0pdUD6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.