9

¿70 años son demasiados para las Naciones Unidas?

NUEVA YORK – Mientras los líderes mundiales se preparan para reunirse la semana próxima en las Naciones Unidas en Nueva York para ratificar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) y conmemorar el 70 aniversario de las Naciones Unidas, para muchos hay una cuestión fundamental que se tornó ineludible. Frente al creciente desorden global -incluida la agitación en Oriente Medio, las olas de inmigrantes que inundan Europa y las medidas unilaterales de China para imponer sus reclamos territoriales-, ¿las Naciones Unidas tienen futuro?

Indudablemente, hay motivos para ser pesimistas. Los conflictos persisten, aparentemente inmunes a los defensores del orden mundial. A pesar de más de dos décadas de conversaciones, la estructura de miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Francia, Rusia, el Reino Unido y Estados Unidos) todavía refleja las realidades geopolíticas de 1945, no de 2015. Cuando se le negó un lugar en las instituciones de Bretton Woods (el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional) acorde a su influencia económica, China estableció sus propias alternativas, a las que otros países se unieron en masa. El G-20 parece  más representativo que el Consejo de Seguridad -y más imbuido de objetivos comunes.  

Sin embargo, no deberíamos desestimar a las Naciones Unidas, ya que continúan desempeñando un papel vital, y su historia sugiere que se pueden revitalizar y satisfacer las necesidades del siglo XXI.

Las Naciones Unidas comenzaron, en 1945, como una visión compartida por los líderes de los aliados victoriosos, que estaban decididos a asegurar que la segunda mitad del siglo XX no resultara como la primera. Después de dos guerras mundiales, innumerables guerras civiles, dictaduras brutales, expulsiones masivas de poblaciones y los horrores del Holocausto y de Hiroshima, "nunca más" no fue sólo un eslogan: la alternativa era demasiado apocalíptica como para ser tenida en cuenta.